Bienvenido, Mister Marshall, ha sido mi antojo de sábado tarde, ya son unos cuantos pases para mí, la he visto una decena de veces y cada vez me gusta más,  siento devoción por el alcalde, protagonizado por Pepe Isbert, en el que podemos ver un regidor cercano, amigo de sus vecinos, que vive como propias las incertidumbres, penas y alegrías de todos ellos.