Siempre me han llamado mucho la atención los nombres que se dan a las operaciones policiales, desde la Malaya hasta el Guateque, pasando por el Boquerón y la Nécora. Hay que decir que los Españoles somos más ingeniosos en este campo que por ejemplo los ingleses, que disponen de un programa informático para asignar los nombres de estas investigaciones, pero