Puedo imaginar perfectamente a la primera edil de Fuengirola, la magnate E. Oña, diciéndo la siniestra frase “que parezca un accidente” refiriéndose a la eliminación de la fachada del antiguo Ayuntamiento. También podría recurrir a un clásico y decir “he entendido el mensaje” en relación a los resultados de las últimas elecciones