Estimado párroco Manuel Ángel Santiago: Quiero trasladarle con todo respeto y en mi nombre, y sólo en mi nombre, unas reflexiones sobre lo acontecido el 7 de octubre del pasado año, en relación con su homilía en el día más importante de la ciudad. Cuando mis obligaciones me lo permiten, acudo a los actos a los que la Hermandad del Rosario me invita con