A propósito del Comité Provincial y el aval que nos llama

septiembre 4, 2017 Política Sin Comentarios

El pasado sábado 2 de septiembre celebramos uno de los comités provinciales más animados de los últimos años, a pesar de que casi la mitad de sus miembros decidieron quedarse en casa, donde, a mano alzada, debíamos decidir la norma aplicable en cuanto al número de avales mínimos para ser oficialmente candidato/a.

Mi posición fue abrazar y atender la llamada de la urna que nos ofrece la disposición transitoria primera que reza en su párrafo segundo que “… los procesos de elección de Secretario/a General a nivel autonómico, de nacionalidad, provincial o insular, inmediatamente posteriores al 39º congreso Federal Ordinario y que se convoquen en 2017, podrán regirse por los artículos 5.1.b (i) y 5.2.b) de los Estatutos aprobados en el 39º Congreso o por las normas vigentes con anterioridad al 39º Congreso, a elección de los órganos competentes para la convocatoria del respectivo Congreso …”

Se debatió y se votó sobre la aplicación, por tanto, de las normas del 38 Congreso Federal, el que marca el 20% de avales para poder ser candidato o candidata en las primarias a la Secretaría General provincial. Votar sí al punto 3.1  del orden del día era estar a favor del 20% y votar no era estar a favor de la reglamentación del 39 Congreso (3% de avales), que entiendo nos proporcionaría un congreso provincial más abierto, participativo, transparente y del que se saldría con más credibilidad y fuerza para seducir a la ciudadanía.

Pasado la reunión de los cuadros en dicho comité, donde mayoritariamente ganó la opción del 20%, insito, a mano alzada, llegaron los exegetas de la cosa, y ahí es donde entran en juego los tacticismos más o menos acalorados o malintencionados. Por empezar por el final, parece que a parte de la candidatura del compañero Jose Luis y del compañero Rafa no les gustó la libertad de voto de quienes apoyan a la compañera Soraya. La candidata intervino para señalar que es mejor aplicar ya, y no espera cuatro años, lo que establece el 39 Congreso. No sé si eso necesita traducción o interpretación, entiendo que no.

Yo intervine, entre otros, a favor del 3% y votamos en contra de la aplicación del 38 Congreso, y otros/as compañeros/as, votaron a favor del punto 3.1.

Se le reprocha en algunos foros, en ocasiones mentideros, a la precandidata, que no hubiese votación en bloque en dicho punto por parte de quienes la apoyan, es decir, que no ejerza el ordeno y mando que venimos criticando desde hace años y que entendemos tanto daño nos ha hecho. Me sorprende más cuando viene de quienes defendieron en su día, al igual que yo, la libertad de voto en la famosa y triste abstención a Rajoy, que hubiese evitado que Pedro Sánchez tuviese que renunciar a su acta de diputado.

Me gusta ese modo de entender la política, desde la libertad cuando, como en este caso, supone la elección democrática de normas aprobadas en congresos liderados por la misma persona. No es fácil en ocasiones la comunión de los términos disciplina Vs libertad de voto. Esa actitud de Soraya la hace más lider. La valentía y el respeto a la libertad de quienes creen en su proyecto reposa, entre otras cosas, en el respeto profundo a la libertad individual en asuntos como éste. Suma quien acepta la discrepancia y no impone disciplinas infértiles.

Nos podríamos preguntar también a estas alturas de curso quién es quién en estas primarias. ¿Dónde está el aparato, en Ferraz o en San Vicente? ¿Es más aparato lo que sale de Sevilla o lo que se barrunta de Madrid? ¿Hay dos candidaturas oficialistas y una no oficialista o todo lo contrario?

Que el aval nos pille trabajando.

 

Deja tu comentario